«

»

Imprimir esta Entrada

Autores destacados del Realismo español

Juan Valera (1824 – 1905)

Hijo de familia noble, fue un hombre culto y refinado. Aunque empezó a escribir cuando casi tenía 50 años, es uno de los escritores más destacados del realismo. Su obra, aunque escasa, destaca por su perfección formal y buen gusto literario. Hombre inteligente que supo mostrar en sus textos el equilibrio entre un escritor de ideología conservadora y unos contenidos sin exceso de dogmatismo.

Su novela más conocida es Pepita Jiménez. Narra la historia de un seminarista (estudiante de sacerdocio) que se enamora de una joven con la que su padre viudo pensaba casarse. Al final triunfa el sentido común, inspirado en el reformismo ilustrado del siglo XVIII.

José María Pereda (1833 – 1906)

Autor de prestigio en su momento, hoy es un novelista prácticamente olvidado. Su extensa obra narrativa la componen principalmente novelas de ambientación rural. Se enfrentó abiertamente con los escritores progresistas y muchas de sus novelas son respuestas literarias a los planteamientos de éstos y, por tanto, en  defensa de la iglesia, los valores tradicionales y el conservadurismo político.

Escribió sus mejores obras en las últimas décadas del siglo, cuando dejó a un lado el realismo de tesis (aunque su idea del mundo no hubiera cambiado). Entre sus mejores novelas están: Sotileza (1885), epopeya de la noble y dura subsistencia de los pescadores en Santander; y Peñas Arriba, (1895), sobre la vida rural en la montaña cántabra.

Emilia Pardo Bazán (1851 – 1921)

La condesa de Pardo Bazán fue la única autora destacada del periodo. Sobresalen sus novelas Los Pazos de Ulloa (1886) y La madre naturaleza (1887)

La primera se ambienta en un “pazo” o casa señorial de Galicia. De estilo naturalista, en la novela encontramos todos los temas más recurrentes del realismo-naturalismo: el caciquismo y sus consecuencias en la sociedad de una pequeña ciudad de provincias; el amor (y en ocasiones los abusos sexuales) entre personajes de diferentes clases sociales; la vida de los ricos propietarios y la de los humildes trabajadores del Pazo; la intervención política y social del cura del lugar ejerciendo su influencia y poder para condicionar la vida pública. La madre naturaleza es su continuación, y en ella se trata otro de los temas también de moda en el Naturalismo: el amor entre hermanos.

Benito Pérez Galdós. (Gran Canaria 1843 – Madrid 1920)

Es el escritor más importante del realismo y uno de los novelistas españoles  más grandes de todos los tiempos. Estudió derecho pero se dedicó a la literatura desde muy joven.

Hombre sin prejuicios y de ideología progresista, trató en sus novelas de observar la realidad para ofrecer “respuestas literarias” que ayudaran a resolver los males de España. Se ocupó de todos los temas importantes y polémicos de aquella realidad a la que tanto intentó describir de la manera más exacta posible. En sus novelas no hay doctrinas morales ni tesis explicitas (excepto en su primera época), pero sí una actitud crítica respecto a todos los problemas sociales de su tiempo, con el ánimo de concienciar  al lector para que reflexione sobre el mundo que tiene a su alrededor. En este sentido, sus novelas plantean problemas comunes como los político-religiosos; la contradicción entre lo tradicional y lo liberal, etc. Y todo ello (de ahí su grandeza) sin descuidar el estudio psicológico de sus personajes. Los personajes de las novelas de Galdós tienen alma, visicitudes, historia… vida propia. Dar vida al personaje es el reto de cualquier novelista,  y en este afán Galdós fue un maestro aún no superado.

Escribió más de setenta novelas que podemos agrupar en las siguientes colecciones:

  • Los episodios Nacionales: Visión novelada de la historia más reciente de España, desde la invasión napoleónica hasta su tiempo. Destacan Trafalgar y El dos de Mayo.
  • Novelas contemporáneas de la primera época: El autor agrupó bajo este título sus primeras novelas dentro del realismo de tesis. La mayoría de ellas se desarrollan en ciudades de nombre inventado con la intención de establecer un paralelismo ficticio  con la realidad social del momento. Destacan novelas como: Gloria, La Fontana de Oro, El audaz, la familia de León Roch y Doña Perfecta
  • Novelas contemporáneas de la segunda época.De técnica naturalista, la mayoría se ambientan en la ciudad de Madrid y ya se han desprendido del corsé del realismo de tesis. En ellas Galdós – como en su momento Balzac, por ejemplo- crea un pequeño mundo donde los mismos personajes repiten su aparición en diferentes novelas, con la intención de recrear literariamente un mundo paralelo, lo más verosímil posible, a la realidad del momento. Destacan: Fortunata y Jacinta (1885), La desheredada, Miau, Misericordia o La de Bringas.

 

En sus últimos años, dejó de lado la preocupación social y  practicó un realismo más preocupado por descubrir el interior del alma humana, en perpetuo conflicto con disposiciones éticas y religosas. A esta etapa se le ha puesto  la etiqueta de “realismo místico”. Destacan obras como Jeromín o Misericordia.  

Leopoldo Alas “Clarín (1852- 1901)

Nació en Zamora, aunque pronto se trasladó a vivir a Oviedo, y siempre se sintió asturiano. Estudió Economía y llegó ser catedrático en la Universidad de Oviedo. Desde joven practicó el periodismo en artículos que firmaba como Clarín (sobrenombre por el que se le conoce hoy como escritor). Como articulista fue temido por sus implacables (pero acertadas) críticas literarias. Sufrió varias crisis personales que le condujeron a perder la fe y a convertirse en un convencido anticlerical. Tuvo ideas republicanas pero pronto se desengañó también de la política.

Dominó el cuento y el relato breve; destacados son relatos como Pipa (1879) y Adiós, Cordera. Pero sin duda, las obras que le han dado la fama son las dos novelas que escribió: La Regenta (1885) y Su único hijo (1895). La primera es una vasta novela de técnica naturalista que retrata el ambiente de enfrentamiento ideológico y político que vivía la sociedad española en ese momento, encarnado en la disputa que por Ana Ozores (la Regenta) mantienen Fermín de Pas (el Magistral, conservador) y Álvaro Mesía (jefe del partido liberal). La obra es considerada, junto a Fortunata y Jacinta, de Galdós, como la mejor del siglo XIX. 

Armando Palacio Valdés (1857 – 1938)

Otro importante escritor asturiano. Sus obras son la mayor parte novelas naturalistas que retratan la problemática social del momento, especialmente en la polémica clerical que caracterizó a muchas de éstas. Es un autor menos recordado hoy día, seguramente, debido a que su prosa no alcanza la altura estética ni humana de los grandes autores del realismo, con todo dejó algunas obras de valor como La hermana San Sulpicio y La aldea perdida.

Vicente Blasco Ibáñez (1867- 1928) El más joven de su generación. Fue autor de un naturalismo muy condicionado por la ideología de izquierdas, anticlerical y republicana del autor. Tuvo éxito en España y sobre todo mucho éxito fuera, especialmente en EE.UU. Con novelas como  Sangre y Arena o, sobre todo, Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916) que según la revista The Illustrated London News en 1921 era el libro más leído del mundo aparte de la Biblia. Narra las vicisitudes de cuatro familias que sufren las consecuencias de la I Guerra Mundial

Sin embargo, sus mejores novelas son las de ambiente valenciano. Son novelas de un naturalismo al estilo de Zola, que centran su atención en lo más sórdido y marginal de la sociedad; en este caso, en las gentes del campo valenciano que padecieron una vida de penalidades y humillaciones: Cañas y Barro, La Barraca, Arroz y tartana, La bodega, etc.

 

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://masterlengua.com/autores-destacados-del-realismo-espanol/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Canonical URL by SEO No Duplicate WordPress Plugin