«

»

Imprimir esta Entrada

El complemento circunstancial II

1. El complemento circunstancial (CC) y el complemento de régimen (C Rég)

Tradicionalmente se ha defendido el siguiente criterio para, en los casos dudosos, diferenciar un complemento circunstancial de uno de régimen, y es el siguiente:

Los complementos circunstanciales no se pueden eliminar sin que afecte al significado principal de la oración

 

Ejemplos:

Los chicos hablan de la fiesta > Los chicos hablaban. En último caso la oración se entiende, pero el predicado ha perdido la información relevante: ¿De qué hablaban? Lo mismo sucedería en estos ejemplos si se eliminase el C Rég: Sueña con aprobar, Se acordó de la reunión a tiempo, etc.

 

Mientras que los complementos circunstanciales son prescindibles sin que se pierda el significado principal. Perderemos información más o menos importante, pero no imprescindible. Volviendo a los ejemplos anteriores, en la oración Los chicos hablaban de la fiesta ayer en el parque. Si quitamos el C Rég nos quedamos sin saber de qué hablaban que es lo relevante; si dejamos o quitamos los complementos circunstanciales sabremos o dejaremos de saber cuando (ayer) y donde (en el parque) hablaban, pero eso no hará que sepamos lo principal: ¿De qué hablaban?

 

Por último, no confundir la relevancia del C Rég con la obligatoriedad de su presencia. Siempre se ha dicho que el C Rég no se puede eliminar, pero no es cierto, le pasa como a otros complementos argumentales como el CD que con determinados verbos no solo se puede quitar sino que suele estar ausente (lo hemos visto en los ejemplos anteriores: Los chicos hablan (de algo, se entiende). O, más ejemplos: Juan se acordó a tiempo, Mi hermana sueña demasiado, etc.

 

1.2. Complementos circunstanciales argumentales

 Hay ciertos verbos que seleccionan un tipo de complemento circunstancial que no se puede eliminar. Esto ha provocado que los gramáticos no se pusieran de acuerdo en catalogar este complemento. En la actualidad, parece imponerse la idea de que se trata de complementos circunstanciales argumentales. Es decir, indican circunstancias, pero que son relevantes para el significado del predicado y no que pueden quitar como sucede con el resto de circunstanciales. Para el análisis sintáctico, no cambia nada porque los vamos a analizar como circunstanciales de tiempo, cantidad, etc.

Este tipo de complementos circunstanciales argumentales se da con:

  • Verbos de medida y duración, como: medir, distar, durar, tardar, costar, valer, etc.

Esta camisa cuesta cinco mil pesetas,

La fiesta duró mucho

Aunque con estos verbos el complemento es un caso especial que también se analiza como CD porque admite la pronominalización: Esta camisa LO cuesta ( en ocasiones el cambio a pasiva); pero también responden a la preguna ¿Cuánto? En conclusión, son complementos a medio camino entre los circunstanciales argumentales y los complementos directos.

  • Verbos que indican localización: 

 

Juan reside en Madrid

Luis colocó los libros en la estantería

 

  • Verbos que indican modo:

Los estudiantes se comportaron muy mal

 

 

2. El complemento circunstancial en oraciones de predicado nominal

El  complemento circunstancial puede acompañar al atributo en las oraciones de predicado nominal. Es el único complemento verbal compatible con el atributo. Ejmeplos

 

Juan parecía cansado ayer por la tarde (CC Tiempo)

Luis está despistado  todo el día (CC Tiempo)

Es muy antipático en clase (CC Lugar)

 

3. El complemento circunstancial de modo (CC Modo) y el complemento predicativo (C Pvo)

Son complementos que habitualmente se confunden. O mejor dicho, se analiza el C Pvo como CC Modo. La prueba para diferenciarlos: la doble predicación. El C Pvo siempre parece además un Atributo del sujeto o del CD. Ejemplos:

 

Hizo los ejercicios con dificultad > ¿Cómo los hizo? Con dificultad (CC Modo) > *El estaba con dificultad (no da sentido como C Pvo)

 

Juan llegó cansado a casa > ¿Cómo llego? Cansado (CC Modo)  > Juan estaba cansado (C Pvo)

 

4. ¿Son Sí y No complementos circunstanciales?

Aunque muchos los siguen analizando como complemento circunstancial de afirmación y de negación respectivamente, en realidad son solo marcadores. Se recomienda analizarlos como partícula o marca de afirmación o negación; o simplemente como modificador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *