«

»

Imprimir esta Entrada

Elementos periféricos de la oración

No era fácil poner título a este apartado, porque eso de “elementos periféricos” no sé a vosotros, pero a mí me suena fatal. En cualquier caso, se trata de construcciones que complican el análisis sintáctico pues no sabemos muy bien cómo analizarlas. Y eso sucede porque en realidad no forman parte de la oración, sino que, como dice el título de este punto, se quedan en la periferia. Los principales son:

1 El atributo oracional

Expresa la actitud del hablante respecto a lo expresado en la oración. La prueba para identificarlo es que, como su nombre indica, la construcción es desglosable en una oración atributiva. Ejemplos:

Desgraciadamente, no llegué a tiempo > No llegué a tiempo y eso es una desgracia. (oración atributiva)

Por casualidad, te vi en el super > Te vi en el super y eso fue una casualidad.

El atributo oracional puede estar constituido por un adverbio, locuciones adverbiales o construcciones preposicionales.

 

2 El tópico oracional

El tópico se coloca delante de la oración propiamente dicha (entendiendo como tal la relación sujeto y predicado). El tópico no tiene una función sintáctica definida: es el tema o foco del que se va a hablar y se anticipa su aparición en el acto comunicativo.

El tópico suele ir introducido por un topicalizador del tipo: En cuanto a, respecto a, en relación con, etc. Ejemplos:

En cuanto al dinero, mejor no hablemos.

Históricamente, España ha sido un país productor de vino.

 

3 Los adverbios de modalidad

Este grupo lo forman adverbios y locuciones adverbiales de duda, del tipo: A lo mejor, quizá(s), tal vez, posiblemente… Como el atributo oracional, expresa la postura del hablante respecto a lo que va a decir a continuación.

 

El vocativo

Es una llamada de atención a alguien. Conforma un enunciado en sí mismo que se separa del resto de la oración por comas. Ejemplos:

Luis, ¡cállate!

Ten paciencia, hombre.

 

5 Las cláusulas absolutas

La cláusula absoluta es una oración formada por un participio, infinitivo o gerundio con su sujeto que complementa  o se relaciona con otra oración considerada como principal. Como en la mayoría de los casos vistos anteriormente, se antepone al predicado principal y va separado de este por coma. Ejemplos:

Terminado (verbo) el trabajo (sujeto), se fue a casa  (la oración principal es se fue a casa).

Portándote así, no llegarás a nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *