«

»

Imprimir esta Entrada

Resolviendo dudas: Complementos del nombre con subordinadas adjetivas y sustantivas

Ayer una usuaria planteaba la siguiente duda:

1. ¿ Cómo diferenciar una oración subordinada sustantiva de complemento del nombre y una adjetiva que hace también la función de complemento del nombre?

2. ¿ En qué consisten las oraciones subordinadas adjetivas sustantivadas?

 

Vamos con la primera cuestión.

A) Las proposiciones subordinadas sustantivas de complemento del nombre hacen eso  mismo complementar a un nombre como un complemento de nombre normal (aunque parezca una redundancia, es así de simple, no os compliquéis!). Por ejemplo: El motivo de tu tristeza no está justificado. “De tu tristeza” complementa al nombre motivo, lo limita, no hablamos de cualquier motivo sino el de tu tristeza. Como en este otro sintagma: La casa de Juan; no se trata de cualquier casa sino de la de Juan. Para eso usamos los CN para delimitar el significado del nombre. Volviendo al primer ejemplo, esa función la podríamos haber realizado con una proposición (u oración) subordinada sustantiva de CN y , en este caso, el valor sería el mismo: El motivo de que estés triste no está justificado. 

El motivo de tu tristeza no está justificado

 

El motivo de que estés triste no está justificado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

B) Las proposiciones subordinadas adjetivas también complementan a un nombre como lo haría un adjetivo. Van unidas por un pronombre relativo (que, normalmente, pero también quien, o adverbios como donde, cuando, etc.). Este pronombre desempeña una doble función: es el nexo y al mismo tiempo, dentro de la oración subordinada, realiza la función sintáctica de un nombre (Sujeto, CD, etc)

El nombre al que complementan se llama antecedente y se reproduce en el pronombre relativo de la proposición subordinada. Ejemplo: Los chicos que estudian aprueban En el pronombre relativo QUE se reproduce el antecedente, Los chicos. Esto no sucede en las subordinadas sustantivas del complemento del nombre. Los chicos que estudian aprueban

Entonces… ¿En qué se diferencian? 

Las subordinadas sustantivas de CN:

  • Van introducidas por una preposición: de, con, etc.
  • Se pueden sustituir por un pronombre neutro: El motivo de que estés triste> El motivo de eso

Las subordinadas adjetivas de CN:

  • Van introducidas por un pronombre relativo (sin preposición)
  • No se dejan sustituir por un pronombre neutro: Los chicos que estudian> Los chicos eso. Pero sí se pueden sustituir por un adjetivo: Los chicos que estudian> Los chicos estudiosos (¡Ojo! no siempre se pueden sustituir por un adjetivo: La negociación que tienen los trabajadores> no se deja sustituir)

Para terminar de entenderlo, analicemos las oraciones de los ejemplos anteriores.

En cuanto a la segunda, ¿ En qué consisten las oraciones subordinadas adjetivas sustantivadas?

Bien, antes hemos dicho que las subordinadas adjetivas complementan a un  nombre que se conoce como antecedente. Pero no siempre tienen el antecedente expreso. En este caso ya no hablamos propiamente de subordinadas adjetivas sino de subordinadas sustantivadas, por lo que pueden desempeñar en la oración las mismas funciones que un adjetivo sustantivado (Sujeto, Atributo, Complemento directo, etc.). Por ejemplo

El que me saluda es mi primo 

El que me saluda desempeña la función de sujeto de la oración como lo haría este adjetivo sustantivado en esta otra oración: El alto es mi primo. El artículo sustantiva al adjetivo alto y en la anterior el artículo sustantiva a que. La analizaremos:

El que me saluda es mi primo

¿Duda resuelta? Eso espero. ¡Ahora os toca practicar!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *