«

Imprimir esta Entrada

Sustrato prerrománico en el léxico español

En español hay algunas palabras que no proceden del latín ni de otras lenguas conocidas y que se las supone procedentes de las lenguas que se hablaban en la Península antes de la llegada de los romanos. Estas lenguas, entre las que se encontraban dialectos celtas, el vasco y  el íbero,  dejaron su influencia en algunos aspectos del léxico español. Por ejemplo, las lenguas célticas de la Península formaban el nominativo plural en –os para los nombres de tema terminado en –o. Quizá por esta influencia en español no se conservó el nominativo plural en –i como en latín y se empleó en su lugar –os. También se sabe que algunos sufijos son de origen prerromano como los de connotación despectiva: –arro/a, -urro/a, -orro/a (baturro, machorro).

Como decimos, en cuanto al léxico de origen prerromano en español tenemos bastantes palabras que no se han podido determinar su lengua de procedencia (se las supone de origen celtibero) como:

Abarca, arroyo, barraca, barro, berro, charco, relámpago, manteca, perro, barranco, abedul, berrueco, álamo, colmena, gancho, páramo, baranda…

El vasco fue otra de las lenguas prerromanas que dejó su impronta en el idioma. Como el vasco es la única lengua prerromana de la Península que se habla aún hoy en día su influencia en el español se ha producido  en diferentes momentos a lo largo de la historia. Es seguro que ya influyó en el latín vulgar de los conquistadores romanos. Posteriormente en los siglos X y XI  (época de formación del castellano), el vasco era una lengua más extendida que hoy en día y además colindante con el castellano por lo que tuvo una influencia importante sobre este. Por influencia del vasco empleamos términos como:

Izquierda (en lugar del término latino siniestra), pizarra, chaparro, boina, chatarra, cencerro, aquelarre, …de bruces (expresión del vasco buruz `de cabeza`), etc.

Por último, hay otro interesante conjunto de palabras que del celta fueron tomados por el latín clásico y por medio del latín se extendieron a todos los territorios latinizados. Son palabras de uso común referidas a objetos, bebidas, léxico de la agricultura, etc. Algunas de las que más empleamos hoy en día son:

Cerveza, camisa, cabaña, alondra, salmón, carro, brío, vasallo…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *