«

»

Imprimir esta Entrada

Contexto histórico y sociocultural del Renacimiento en España

El Renacimiento es la época siguiente a la Edad Media e inició lo que se conoce como Edad Moderna. Desde luego, el Renacimiento con respecto al mundo medieval supuso una auténtica revolución en todos los sentidos de la vida: político, religioso, cultural, artístico, etc. En este artículo vamos a proximarnos al contexto histórico y sociocultural del Renacimiento  en España. Durante la Baja Edad Media ya se había ido produciendo un cambio de mentalidad, que triunfa en el renacimiento italiano, en los siglos XIV y XV, y llega a España en el XVI. Sus rasgos destacados son:

El renacer de la antigüedad clásica (de ahí le viene el nombre): La estética imita los valores del mundo clásico. Caracterizado por la presencia de motivos, temas y personajes de la mitología clásica, que conviven con la fe cristiana.

Antropocentrismo: A la religiosidad medieval, que hace que la vida gire en torno al amor y al temor de Dios, sucede una actitud antropocéntrica, según la cual el hombre es el centro y la medida de todas las cosas, el punto de referencia de todo lo creado (al hablar de esto se nos viene a la cabeza el famoso dibujo de Leonardo Da Vinci, en el que las medidas del hombre son la perfecta dimensión dentro de un círculo y un cuadrado). Se confía en el ser humano y sus posibilidades. Además se piensa que el ser humano es bueno por naturaleza, ya que está hecho a imagen y semejanza de Dios

El progreso y la ciencia: En la misma línea del punto anterior, la fe y la creencia en los dogmas dejan paso a la razón, la curiosidad y el espíritu crítico, que serán la base de la ciencia moderna y de los grandes descubrimientos geográficos, que cambiaron el mundo. Recordemos que en esta época se descubre América, Galileo expone sus teorías astronómicas, etc.

El valor del artista como creador: El colectivismo y el anonimato de la Edad Media se sustituye por el individualismo que destaca al hombre y sus obras: se valora la fama, el dinero, el éxito en la actividad social o política y se protege la propiedad intelectual y artística.

Vitalismo: el mundo deja de ser visto como algo triste (valle de lágrimas) y solo el camino para alcanzar la vida eterna en el cielo, para convertirse en algo que merece vivirse. De manera que el pueblo disfruta de las  celebraciones, mientras que las cortes reales, papales o de los grandes señores se convierten en centros del arte y la diversión. Hay que aprovechar el momento presente y vivir la vida: ideas extendidas por medio de tópico del Carpe Diem

En el Renacimiento, se empieza a producir una separación entre la religión y la vida humana. Además la muerte no se ve como el fin, porque queda otra vida, la de la fama en el recuerdo que dejamos por nuestras obrasEsta idea del valor de la fama (que llega hasta hoy día) nace en el Renacimiento.

En cuanto a la historia, España en el siglo XVI alcanza la cima política y militar. Domina un extenso imperio en Europa, América y Filipinas (incluso une a este vasto dominio los territorios portugueses en ultramar, cuando Felipe II es nombrado rey de Portugal).

Dos reyes son los protagonistas del siglo: Carlos V y su hijo Felipe II.

La sociedad española está llena de contradicciones, por un lado el oro y la plata de América traen una riqueza que es mal distribuida.

Poco a poco se impone la sociedad capitalista, y en este sentido el dinero, y no los privilegios de nacimiento, va a marcar la pertenencia a las clases sociales.

Sigue habiendo los tres estamentos tradicionales: nobleza, clero y campesinado, a las que habría que unir, los cada vez más importantes gremios de trabajadores artesanos y comerciantes en las ciudades; y los hidalgos, que vendría a ser la clase media actual, un grupo mayoritario perteneciente a la más baja nobleza, que vive de las pequeñas rentas y de las armas (y que fue protagonista de buena parte de las narraciones del siglo XVI, de manera destacada, claro está, en el famoso hidalgo de la mancha).

1.2. El humanismo

Es el movimiento ideológico del renacimiento. Por humanista se entiende al intelectual de la época que conoce perfectamente el latín y recupera la cultura grecolatina, mal conocida durante la Edad Media; estudian y publican los textos de los autores clásicos, que se convierten en modelos. Son quienes en definitiva defienden y consolidan las ideas expuestas en el punto anterior. 

1.3. El Renacimiento en España

En  España el Renacimiento no llego a implantarse hasta el reinado de Carlos V, aunque existió un momento de transición o prerrenacimiento (en el siglo XV, veasé el tema anterior).

En el Renacimiento español pueden distinguirse dos grandes etapas:

Primer Renacimiento. Coincide con el reinado de Carlos V (1516-1556) y, por lo tanto, con la primera mitad del siglo XVI. Es una época de expansión y de apertura hacia Europa. Esta primera mitad se encuentra protagonizada por los poetas de la llamada Escuela Italianizante, sobre todo Garcilaso de la Vega y Juan Boscán, que son los introductores de las nuevas formas y temas italianos. Se trata de una poesía profana que canta el amor humano siguiendo a Petrarca. Frente a éstos se sitúan los poetas tradicionalistas, como Cristóbal de Castillejo, que defienden los motivos y estructuras métricas de la poesía culta castellana que tiene como primer ejemplo a Juan de Mena (que todavía hasta pasada la mitad del siglo XVI sigue siendo el poeta más leído e importante de España).

Segundo Renacimiento. Tiene lugar durante el reinado de Felipe II (1556-1596). Se produce un momento de aislamiento hacia el exterior, a causa de la Contrarreforma del Concilio de Trento. La contrarreforma fue una medida de aislamiento y censura tomada por la iglesia católica para luchar contra el avance del recién nacido Protestantismo de Martín Lutero. Se pierde la conexión con Europa, a España dejan de llegar estudiantes extranjeros o libros por miedo a que contengan  ideas de la reforma luterana.

Todo lo anterior aporta al renacimiento español otros rasgos peculiares:

– Se fomenta la religiosidad tradicional y se lucha contra las nuevas formas de religiosidad.

– Se separa lo religioso y lo profano, que aparecía mezclado en la literatura medieval.

– El goce del mundo y la vida se mezcla con el pesimismo que llevarán al desengaño del Barroco.

 

Enlaces:

  • Para una introducción más completa os recomiendo este material  subido por el centro de Burdeos del Miniserio de Educación
  • El Renacimiento en la literatura española por medio de este video en Youtube

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *