«

»

Imprimir esta Entrada

La poesía de Federico García Lorca

Nació en Fuentevaqueros (Granada) en 1898. Estudió Letras y Derecho por imposición de sus padres, pues lo que siempre le atrajo fue el arte. Se interesó por la música, la pintura y especialmente la poesía. Vivió en la famosa Residencia de Estudiantes madrileña (una selecta institución que durante décadas formó a algunos de los mejores intelectuales y artistas del país) donde entabló amistad con los que luego serían conocidos artistas como Buñuel, Dalí y algunos de sus compañeros de generación. Pronto recibió el reconocimiento como escritor. En la década de los años 20 su interés se centra en la poesía y en la década posterior, sin dejar de escribir poemas, se vuelca de lleno en el teatro, donde logró un gran éxito en España y Argentina. Precisamente se preparaba para estrenar, la que sería su mejor obra, La casa de Bernarda Alba, cuando la muerte  acabó con la carrera de uno de los mejores escritores españoles de todos   los tiempos (justo cuando alcanzaba la madurez creativa). De manera injusta y absurda, fue  fusilado  en Víznar (Granada) en los primeros días de la Guerra Civil.

Federico García Lorca es el poeta contemporáneo que ha logrado mayor universalidad, y aunque su fama se deba también a razones extraliterarias, lo cierto es que sus magníficos y bellos poemas justifican sobradamente esa popularidad.

 

En su poesía podemos distinguir diferentes etapas:

  • Una primera  que tradicionalmente se ha catalogado como neopopularista. Con inicios próximos al modernismo para abrazar más tarde la poesía pura de vanguardia con mezcla de la estrofa tradicional. Culmina esta etapa con la publicación de su primera gran obra: Romancero Gitano (1928)
  • Una segunda marcada por el surrealismo, donde destaca Poeta en Nueva York (1929). También a la década de los años treinta pertenecen obras que se publicaron póstumamente y que tienen elementos neopopularistas, surrealistas y de marcado estilo personal: Seis poemas galegos (1935), Sonetos del amor oscuro (1984),  Diván del Tamarit (1941) y Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1941). Pero veámoslo con más detalle.

 

Primera etapa (1921-1930)

En 1921 escribe su primer libro, Libro de poemas, de estilo con recuerdos del modernismo y de temática popular. A este primer libro le seguirán sus dos primeras grandes obras: Poema del cante jondo (1921), Canciones (hacia 1924), y el más destacado de esta primera etapa: Romancero gitano, concluido en 1928.

Las características principales de estas primeras obras son:

  • Pertenecen a la estética de la poesía pura
  • Mezcla de temas y estilos propios de la poesía popular-tradicional (cancioneros del s. XVI, romancero viejo, etc.) con la estética de la vanguardia. Esta corriente se conoce como neopopularismo (Lorca junto con Alberti serán los principales representantes del neopopularismo).

 

En cuanto a los temas se fijan ya en estos primeros libros los temas que estarán presentes en toda su producción posterior. A saber: La muerte, el amor, la frustración, y la esterilidad, como principales. También la fijación por objetos como el cuchillo o símbolos como la luna, la sangre, el agua, el caballo, el color verde, los gitanos y sus opresores: la guardia civil.

 

El Romancero Gitano (1928)

El libro más importante de su primera etapa. El tema principal es el enfrentamiento, en un sentido mítico y trascendente,  entre los gitanos (símbolo de  la libertad individual) frente a la Guardia Civil (que simboliza a la autoridad social que reprime la libertad del individuo).

Los poemas están ambientados en Andalucía, pero la visión del paisaje y sus gentes no es costumbrista o tópica, sino que trasciende a un estado mas mítico, cargado de connotaciones y símbolos algunos universales (y otros inventados por Lorca con carácter universal) como por ejemplo: el agua= vida; la luna= muerte o fertilidad; El cuchillo = muerte…

  • Estilo: Los poemas están escritos en romance, estrofa muy tradicional, pero son poemas de vanguardia. Por tanto, como los romances tradicionales tienen pasajes líricos dentro de una estructura narrativa que cuenta una historia con su planteamiento, nudo y desenlace, pero que en el caso de Lorca es difícil de interpretar porque las metáforas e imágenes empleadas para las descripciones de personas y situaciones son vanguardistas, nuevas y en definitiva, difíciles de interpretar.

 

Segunda etapa (1930-1936)

La segunda y última etapa de Lorca ofrece libros como Poeta en Nueva York, escrito entre 1929 y 1930 (y publicado de manera póstuma en 1940), resultado de un viaje del poeta a esa ciudad. En vida su obra se cierra con Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías, torero amigo de  muchos autores del 27 y  muerto en la plaza en 1934. Para muchos críticos, este es su mejor libro.

Poeta en Nueva York es un libro que tradicionalmente se ha caracterizado como surrealista, pero hay que matizar que el surrealismo en Lorca (como en el resto de los miembros de la generación)  es muy personal y se basa en las  imágenes o metáforas irracionales y oníricas, pero que, por ejemplo, nunca emplea la escritura automática.

  • Tema: El libro es el irracional rechazo que al poeta le provoca la situación marginal de los negros y los judíos en la gran ciudad. Se trata de nuevo de un enfrentamiento entre la búsqueda de libertad del individuo y las fuerzas sociales más represivas. Lorca da un giro en su poesía que se vuelve más comprometida con el dolor y el sufrimiento humano. Se sitúa el libro, por tanto, en la corriente comprometida de la poesía de los años 30 (a los “felices años 20”, optimismo después de la I Guerra Mundial le suceden los “oscuros años treinta”: el crack bursátil de 1929, la proliferación de ideologías radicales como el fascismo, comunismo…). Otros muchos poemas del libro de ocupan de la muerte y la soledad.

En el libro no hay composiciones con un argumento o una composición coherente, sino que se suceden las metáforas irracionales, arriesgadas, producto de pesadillas, etc., que expresan las emociones y sensaciones desagradables e inquietantes del autor.

Como decíamos al principio es difícil ubicar el resto de sus libros publicados de manera póstuma y muchos de ellos inacabados: Seis poemas galegos, Sonetos del amor oscuro y Diván del Tamarit.

 

Antología

 

Enlaces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *