«

»

Imprimir esta Entrada

Concepto de préstamo lingüístico

A lo largo de su historia, el español ha entrado en contacto con otras lenguas que han dejado su influencia en el léxico por medio de préstamos lingüísticos. Se conoce como préstamo lingüístico a la palabra que se incorpora a una lengua procedente de otra. Pero el concepto de préstamo con frecuencia se confunde o mezcla con otros dependiendo del autor y/o del material que empleemos. Por ello vamos a tratar de delimitar el significado de préstamo lingüístico y revisar el resto de la terminología relacionada.

 

Prestamo es el término general para referirnos a una palabra tomada de otro idioma. Como dice Lazaro Carreter, el préstamo es el “elemento lingüístico que una lengua toma de otra, bien adaptándolo en su forma primitiva, bien imitándolo y transformándolo más o menos”. En esta definición el maestro Lázaro Carreter  engloba todos los tipos de préstamo que hay. Para no liarnos, aquí emplearemos préstamo en un significado más restringido, pero que es el más empleado cuando se habla del tema. Para ir al grano, la terminología sería:

 

  • Préstamo: Palabra que un idioma toma de otra adaptando su forma a la fonética y (por extensión) la grafía de la lengua  receptora. Por ejemplo: fúlbol> del inglés football

 

  • Extranjerismo: Es un préstamo en crudo; es decir: la palabra se incorpora al idioma en su forma original. Por ejemplo palabras como loft, bite… Sin embargo en muchos libros de texto escolares, señalan al extranjerismo como una adaptación (lo que aquí calificamos como préstamo) y al préstamo con el uso que aquí damos a extranjerismo… vamos ¡qué no se ponen de acuerdo!

 

  • Calco: Es una traducción. Los hay de dos tipos:

a) Léxico: El término prestado se incorpora por traducción del significado: rascacielos del inglés sky-scraper.

b) Semántico: El término prestado se emplea con el significado de la lengua de origen. Por ejemplo, copia que en español se emplea para designar la acción de copiar,  por influencia del inglés adquiere el significado de “ejemplar” refiriéndose a un libro. Este tipo de calcos es censurado, porque se trata de una confusión de significados. La palabra importada no viene para cubrir una necesidad, sino que contamina y desplaza el significado original del término español. Otros ejemplos son el mal uso que se da a términos como agenda, administración, doméstico, ignorar, etc. Este tipo de calcos también se les conoce como “falsos amigos”.

 

Espero que después de este repaso tengamos algo más claro el asunto. Por último, los préstamos lingüísticos se pueden clasificar en dos grandes grupos:

A) Préstamos históricos: Se incorporaron al idioma en época tardía, desde los germánicos (con la invasión visigoda del siglo V d. C.) hasta los llegados en el siglo XIX.

B) Préstamos actuales: Los que se han incorporado desde el siglo XX, con especial protagonismo de los préstamos del inglés.

Y en un próximo artículo abordaremos su estudio…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *